¿En manos de quién estamos?

Lamento decir que hoy vivimos el inicio una etapa muy difícil, se han superado absolutamente todas las torpezas y errores que la cuarta transformación nos presentó desde su inicio; ¿cómo superar semejantes atrocidades como el aumento de los casos de dengue, la falta de medicinas para los pacientes con cáncer, el cierre de guarderías, el anuncio de nuevos impuestos (cuando se prometió que no habría tales), la imposición de más años en el poder para el gobernador electo de Baja California, entre muchos otros penosos casos más? La respuesta llegó, y no nos va a gustar, porque la única manera de superar todos y cada uno de esos errores que vemos y vivimos día con día, es la rendición, el doblegarse ante el crimen organizado.

Sí, sí, lo sabemos todos, el incremento de la violencia en el país se dió en el sexenio de Felipe Calderón. Pero lo que parece que a muchos se les olvida es que López Obrador ya es el presidente de México desde hace casi un año, y ser presidente va mucho más allá de visitar los rincones del país cada fin de semana, hacer conferencias todas las mañanas entre semana y contar chistes, ser presidente también trata de asumir responsabilidades.

Parece que a esta administración, y a los fieles seguidores de la 4T, se les ha olvidado por completo el sexenio anterior, creen que aún hoy Felipe Calderón sigue operando y manejando al país, a pesar de dejar el cargo hace 7 años. Es natural que Calderón sea el personaje más odiado de la cuarta transformación, incluso más que Peña Nieto, porque la rivalidad de Calderón y Obrador es como la de Batman y el Guasón; son sus respectivos némesis, y con el afán de querer diferenciarse en todo, han olvidado que “diferente” no siempre es sinónimo de “mejor”.

El gobierno está hoy sin un rumbo claro en materia de seguridad pública, acusar a los criminales con sus mamás o declarar un fuchi, guácala a la delincuencia son estrategias dignas de un niño de 5 años, no del líder de una nación. Quizá lo más cercano que pudimos aspirar a un cuerpo de seguridad para todo el país era la Guardia Nacional, pero esta se convirtió en una franquicia de la U.S Border Patrol.

Capturar al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y liberarlo a las pocas horas, por más que el gobierno diga “fue para no poner en riesgo a los ciudadanos”, le está dando a  entender al crimen organizado que ya les tomaron las medidas, poniendo precisamente en riesgo a los mexicanos. ¿Qué le impedirá ahora al crimen organizado apoderarse de ciudades y estados completos del país? ¿Un camión completo de mamás y abuelitas enojadas?

Así es como la cuarta transformación se consuela a sí misma, dejando a los ciudadanos a su suerte, pensando que el no interferir para garantizar su seguridad hará que nadie les haga daño; viviendo de las letras y la retórica para negar los números y los datos;  poniendo como prioridad su agenda en lugar de pronunciase por la desgracia; descalificando a todo aquél que se ose cuestionar al líder y sus estrategias. Y todo eso quedó demostrado en un par de horas.

No podemos esperar nada más de este gobierno, ya lo ha demostrado en los múltiples retos que ha enfrentado a lo largo del año. ¿Alguien cometió una falta? Que pida perdón y que siga. ¿La volvió a cometer? Bienvenida otra disculpa. ¿Hay problemas? Es culpa de Calderón y su gobierno que culminó hace 7 años. ¿Pasó algo y no se supo cómo actuar? Los gobiernos anteriores no nos dejaron algo preparado para afrontar eso. ¿Lo bueno creció apenas un poco y lo malo también? ¡Fiesta en el Zócalo! ¿Periodistas incómodos? De seguro son del Reforma, yo tengo otros datos.

Hoy, el gobierno de López Obrador le ha declarado al crimen organizado que pueden hacer lo que les plazca, al mundo que México no tiene la capacidad para combatir al crimen (aunque sí la tenga) y a los mexicanos que no se tiene ni se pretende tener en este sexenio implementar una estrategia para protegernos y hacer cumplir la ley.

Dos preguntas quedan en el aire, la más liviana es en manos de quién estamos, la más mortificante es en manos de quién estaremos.

José Andrés

José Andrés ha escrito en La Litera.

 

 

Fotografía: Noticieros Televisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s